Bicho

«… El poder del hombre y la idea que este tenía de sí mismo ya habían alcanzado proporciones gigantescas cuando se descubrieron las bacterias. El contraste resultó entonces incomparablemente mayor. El hombre se consideraba a sí mismo en más y se veía como un individuo aislado de sus semejantes. Las bacterias, a su vez, eran mucho más pequeñas que los insectos, ya no resultaban visibles a simple vista y se multiplicaban más deprisa aún. A un hombre más grande y más aislado se enfrentaba, pues, una masa mucho mayor de criaturas infinitamente minúsculas. Es difícil exagerar el alcance de esta idea, cuyo desarrollo forma parte de los mitos centrales de la historia del espíritu. Constituye el modelo propiamente dicho de la dinámica del poder. El hombre decidió considerar un bicho a toda criatura que se le opusiera, y como tales percibió y trató a cuantos animales no le eran útiles. En cuanto al poderoso, que degrada a los seres humanos al rango de animales y aprende a dominarlos porque los considera una especie inferior, rebajó al grado de bichos a todos los que se resistían a su dominio y acabó exterminándolos por millones.»

Elias Canetti, Masa y poder. Galaxia Gutenberg, 2002.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libro, pensamiento y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.