Princeps sensus

«… “Algo que me impresionó profundamente fue el primer movimiento que hizo Kafka al entrar en mi habitación. Sabía que estaba frente a un ciego. Sin embargo, me hizo una muda reverencia mientras Brod nos presentaba. Se diría que era una formalidad sin sentido para conmigo, que no podía verla. Su cabellera lacia había rozado mi frente, sin duda a causa de la reverencia un tanto vehemente que yo le dirigí al mismo tiempo. Sentí una emoción cuyo fundamento no me era aún del todo claro. He aquí el primer hombre de entre todos los que había conocido que consideraba mi defecto orgánico como algo que solo me incumbía a mí.”»

Oskar Baum, en Max Brod, KafkaAlianza, 1974.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libro, Literatura y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.